lunes, octubre 16, 2006

Un día cualquiera

Hoy sólo me puedo conformar con atrapar miradas de aquellos que caminan en soledad por las calles de mi ciudad. Aunque miro mi cielo negro y justo en el centro en un pounto mas allá de la mirada de un extraño distingo un verde esperanzados que iluminará el mundo en el que estoy encerrada.
El domingo planeé con mi almohada reamueblar mi cabez, empezar de cero o por lo menos intentar crear una vida nueva en la que me sienta más agusto con mi ser.
Pero han pasado tres meses y las pareces siguen sin pintar, algunos dicen que el marrón chocolate sería una buena opción, pero no se si a falta de sexo empezaría a comerme aquel mundo, bonito por decir algo pero tranquilo en el que pueda encerrarme siempre que quiera.

2 comentarios:

marina dijo...

No te preocupes, siempre quedará el naranja de las otra dos paredes...
No te voy a decir las cosa por las que estas tonta, porque pa que... pero bueno, sabes que sexo puedes tener cuando quieras :P (y no conmigo precisamente) y que lo malo, o lo bueno, es que aspiramos a más... así que iiiiiiiinspira y a jugaaaaaaar! :P Animo pava, y de encerrarte nada, que hago yo sin tí?

krikri dijo...

No sé por q estas asi.... supongo q lo sabré pero ahora mismo no se si acertaria... de todas formas no te encierres en ti, y el color de las paredes da =, lo importante esq no estas sola, nosotras estamos kontigo, y a falta de sexo, como ha dit marina: ¿tu falta de sexo???? porq kieres ;) (y no hablo de mi jejeje)